Las Mayas

En el Alto Besaya se celebran dos izados de “Mayas”. En Silió por las fiestas de Santiago en Julio y en Pujayo por las fiestas de San Lorenzo en Agosto.

SILIÓ

Naturaleza, fuerza, tradición y fiesta se izan en la plaza del pueblo de Silió cada 24 de Junio para dar el pistolezo de salida a las fiestas de Santiago.

Unos días antes, las gentes del pueblo suben hasta Monte Canales para elegir los dos mejores robles, bien rectos: serán la Maya y la Añadición. Les cortan y les llevan al pueblo, cumpliendo así con el rito de la Bajada.

La Maya es el arból de abajo, la Añadición el de arriba. Preparados por el carpintero tal y como se hacía antaño y unidos por cuerdas, forman una estructura que puede alcanzar los 30 metros de altura.

Los jóvenes del pueblo, con esfuerzo y sufrimiento, elevan a pulso mediante un mecanismo de cuerdas y poleas, el conjunto. Después, sus expresiones cambian, por la alegría y satisfacción del trabajo bien hecho.

Algunos entendidos opinan que se trata de una costumbre celta, con reminiscencias a la mitología propia de la comarca, a la fertilidad, al poder de la tierra y de lo que en ella se planta mirando al cielo.

PUJAYO

En el hermoso pueblo de Pujayo se celebra por San Lorenzo (9 y 10 de Agosto) la fiesta de la maya.

Este rito ancestral consiste en situar en posición vertical un elevadísimo tronco de haya. Normalmente, el trabajo se reparte entre personas que empujan el tronco y otras que tiran con cuerdas unidas al mismo.

Una vez logrado, los mozos del pueblo compiten por trepar por él hasta llegar a la parte superior donde han de coger la “Rosca mayera” y/o el gallo que previamente se ha sujetado en la punta de la maya. Mientras tanto, las mozas les animan con canciones.